1. Unificar criterios clínicos basados en la evidencia para el abordaje diagnóstico y terapéutico y el seguimiento adecuado del paciente con cefalea, brindando al médico general los elementos necesarios para el manejo oportuno del usuario en atención primaria.